principal

NUEVO TRÁMITE DE NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR RESIDENCIA.

PRINCIPALES NOVEDADES DEL NUEVO PROCEDIMIENTO DE ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR RESIDENCIA

Mañana 15 de octubre de 2015, entra en vigor la nueva normativa aplicable al proceso de concesión de la nacionalidad por residencia y la adquisición por carta de naturaleza de los descendientes de sefardíes (que será a partir del 1 de octubre de 2015), concretamente, la Ley 19/2015, de 13 de julio, de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil. Con motivo de este cambio legislativo, Garnata Traducciones quiere destacar las principales novedades de este nuevo procedimiento que a partir de mañana estará operativo para todos aquellos que deseen obtener la nacionalidad española.

1. Tramitación del procedimiento: solicitud telemática

La más destacable sin duda es la nueva vía de solicitud que viene a sustituir la que hasta ahora existía. El comienzo del trámite se hará de forma telemática a través de una plataforma online que ha habilitado el Ministerio de Justicia, web que permitirá que las solicitudes se hagan sin necesidad de petición de cita previa en los Registros Civiles.

imagen001

https://sedejudicial.justicia.es/

Esto supone un avance importante de cara a la desaparición de las dilaciones y retrasos en la asignación de citas para la presentación de la solicitud y los documentos en los Registros Civiles. Recordemos que las funciones del Registro Civil hasta ahora eran las de recogida de documentación, primera instrucción y elaboración del informe de integración, que ahora desaparecen.

Todas las comunicaciones relativas al procedimiento, también se efectuarán electrónicamente.

La gestión del proceso se realizará por la Dirección General de los Registros y del Notariado (procedimiento exclusivamente administrativo). Los Registros Civiles participarán solo en la fase final de Jura e inscripción de nacimientos.

Por tanto, la primera novedad y más llamativa es el carácter telemático de la tramitación del procedimiento.

2. Acreditación de documentos y superación de pruebas

La obtención de la nacionalidad española por residencia, pasa por el cumplimiento de una serie de requisitos recogidos en el Código Civil. Para ello deberá acreditarse mediante los documentos, que se adjuntarán digitalizados en el momento de la solicitud telemática y las demás pruebas previstas en la ley y reglamentariamente.

Esta es otra de las novedades del nuevo procedimiento, la desaparición de la entrevista de integración que se hacía en los Registros Civiles, que será sustituida por dos pruebas.

¿Qué pruebas deberán superar todos aquellos que quieran obtener la nacionalidad por residencia?

Uno de los requisitos fundamentales que se exige a todo aquel que desee obtener la nacionalidad española es la acreditación del suficiente grado de integración en la sociedad española. Con la entrada en vigor de la nueva ley se requerirá la superación de dos pruebas.

La primera prueba acreditará un conocimiento básico de la lengua española, nivel A2 o superior (Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas del Consejo de Europa). Para ello se deberá superar un examen para la obtención de un diploma español como lengua extranjera (DELE).

Ya hay disponible una lista de centros acreditados por el Instituto Cervantes que ofrecen cursos para la preparación de los exámenes para la obtención de los diplomas de español DELE.

¿Quiénes están exentos de realizar esta prueba? Todos los solicitantes nacionales de países o territorios en los que el español sea el idioma oficial.

En cuanto a la segunda prueba, se valorará el conocimiento de la Constitución española y de la realidad social y cultural españolas (CCSE, conocimientos constitucionales y socioculturales de España).

Dichas pruebas serán elaboradas por el Instituto Cervantes y las inscripciones se harán desde la página web que se habilitará para tal fin. Las pruebas se realizarán en los centros de examen reconocidos por el Instituto Cervantes, lista de centros que puede consultarse en la web.

http://www.cervantes.es

http://www.cervantes.es

En cuanto a los contenidos de la prueba, se dividen en dos grupos: Constitución y organización administrativa y territorial de España, que supondrá el 60 % y, en segundo lugar, la cultura, historia y sociedad españolas, que será el 40 % restante. En total serán 25 preguntas de respuesta cerrada. La inscripción de la prueba CCSE dará derecho a presentarse hasta un máximo de dos ocasiones. El Instituto Cervantes pondrá a disposición de los interesados una guía de prueba CCSE y un modelo tipo de la prueba en cuestión.

¿Quiénes están exentos de superar las dos pruebas mencionadas?

Los menores de dieciocho años y las personas con capacidad modificada judicialmente. Un dato importante a tener en cuenta es que será necesario haber superado ambas pruebas antes de iniciar el procedimiento Por tanto, en el momento de la solicitud, debemos tener los certificados o diplomas que nos expidan una vez las pruebas.

3. El procedimiento deja de ser gratuito

El procedimiento dejará de ser gratuito y pasará a estar sujeto al pago de una tasa por la iniciación del procedimiento, con independencia del resultado del mismo. El importe de la tasa será de 100 euros.

Con respecto a las pruebas, tampoco serán gratuitas. Al coste de la tasa deberán añadirse los de la realización de las mismas, que serán 80 y 120 euros por cada una de ellas.

4. El silencio administrativo

Otra de las novedades es el plazo para considerar denegada la solicitud por silencio administrativo. El plazo será de 12 meses. Esto supone que si en dicho plazo no hay resolución, se presupondrá que no le han otorgado la nacionalidad al solicitante.

Consideraciones finales

En primer lugar nos gustaría destacar los aspectos positivos de esta reforma que beneficiarán a todas aquellas personas que reúnan los requisitos para adquirir la nacionalidad española.

El nuevo procedimiento parece ser bastante más ágil e inmediato a consecuencia de su carácter telemático. El nuevo sistema promete acabar con la tardanza que se producía en la asignación de las citas para la presentación de la solicitud, que en algunos Registros Civiles podían ser años.

La saturación de expedientes pendientes de tramitación equivalente a años de retraso más el flujo de entrada de las nuevas solicitudes llevaron a al Ministerio de Justicia a poner en marcha el famoso Plan Intensivo de Nacionalidad (PIN 2015) y atajar así definitivamente esta situación.

Al eliminarse la cita previa, la solicitud de informes y la asignación de número de registro se producirán de manera inmediata. Como consecuencia, se prevé que el procedimiento será mucho más rápido.

Otro aspecto positivo será la mayor objetividad que ofrecerán las pruebas DELE y CCSE por su carácter reglado. Hasta ahora había cierto grado de discrecionalidad en la entrevista de integración que se hacía en los Registros Civiles. El dominio del idioma y el grado de integración del solicitante ya no estará condicionado a la interpretación subjetiva de los funcionarios.

No obstante y pese a los beneficios del nuevo procedimiento, no podemos obviar que hay aspectos gravosos para el solicitante. Con ello nos referimos principalmente al coste económico que supone iniciar un procedimiento de adquisición de la nacionalidad española con la imposición de la nueva tasa, a la que hay que añadir el de las pruebas DELE y CCSE y los costes relativos tanto a la obtención de los documentos que se exigen como a la legalización y traducción en su caso.

Por último, hay que valorar críticamente que no se hayan equiparado a los sefardíes, los moriscos, pues, en palabras de Ángeles Lara Aguado, profesora titular de Derecho Internacional Privado de la facultad de Derecho de la Universidad de Granada: “la reparación histórica que se pretende obtener con este trato privilegiado a los sefardíes concurre también en relación a los moriscos”, con los que tenemos una deuda moral.

Todo ello sin mencionar a todos aquellos que vivieron en las provincias españolas de África, territorios bajo la soberanía española que obtuvieron rango de provincia durante la dictadura de Franco o bajo el Protectorado español en Marruecos.

Dina Almerabet Pérez
Licenciada en Derecho, máster en Derecho de extranjería por la Universidad de Granada. A lo largo de mi trayectoria académica en el ámbito de las ciencias jurídicas, he ido especializando mi formación en materia de Derecho de Extranjería y Nacionalidad, rama del Derecho que me apasiona y me ha permitido trabajar en un ambiente multicultural enriquecedor.

¡Comenta este artículo!

Posted in Extranjería, Traducción Jurada.